Limpieza de publicidad en mi casa

Feb marz abr 2011 005 (3) - copia

Por donde quiera que busque blogs ecológicos, sale la primera “R”, Reducir. ¿Qué es eso?  Comprar menos.

Hace poco leí que estaba muy bien reciclar, reusar, hacer compost, limpiar las playas de basura. Pero lo más importante, es que hay que detener el flujo de basura, cerrar el chorro. Me impresionó mucho, porque lo que quiere decir es que uno paga por crear basura. Es decir, uno compra basura (y no me refiero solo a comida chatarra o a productos de mala calidad).

Hay cierta marca de cereales que mis hijos adoran. Viene empacado en caja de cartón y luego en una bolsa, un doble paquete que para lo único que sirve es para publicidad. Es decir, pagamos el costo de la caja, con su tinta, más su diseño y demás gastos de producción  para que nos convenzan de que tenemos que comprarlo. Esa caja no le añade ningún valor al producto, y sin embargo, pagamos por ella. Pero no se queda allí el asunto, pagamos para crear basura, que es en lo que se convertirá tarde o temprano la caja, (aunque se recicle). Y después, dejamos que la linda caja se quede  haciendo publicidad en nuestra cocina.

Cada vez que uno sirve el cereal, uno se reeduca, le cae cada vez mejor el tigrito repleto de azúcar. Ni qué decir de la influencia que esta publicidad tiene en los niños, y para los que saben lo difícil que es para mí que mis hijos coman frutas o vegetales, se imaginarán que no agradezco la competencia de la caja del cereal en mi cocina. Luego llega uno al mercado, y por supuesto compra lo mismo: uno está convencido que es lo mejor que puede haber para un desayuno.

Desde hace un tiempo tengo la costumbre de sacar todo lo que compro apenas llego del supermercado de sus envases,  y los coloco dentro de su respectivo pote (de vidrio, preferiblemente), para así facilitar el reciclaje en mi casa.  Así puedo distribuir los envases o cajas en sus respectivos recipientes de reciclaje de una sola vez, y me evito tener que hacerlo cada vez que el producto se acabe.

Pero como todavía no tenía un envase para el cereal, comencé a sacarlo de la caja (sacrilegio imagínense se ve “tan bonito” en su caja) y a guardarlo en un gabinete,  solo en su bolsa. Habían pasado pocos días cuando empecé a darme cuenta de lo absurdo de la situación: estaba pagando por una caja de cartón que llegaba directo al pote de reciclaje. Así que luego, cuando fui  al supermercado, me di la tarea de comparar los ingredientes del fulano cereal, con el de la marca más barata que venía sin caja. ¡Sorpresa! ¡Lo mismo! La única diferencia era el tamaño de las hojuelas, que eran un poco más pequeñas (lo cual a mis hijos, aunque se dieron cuenta, no les importó).

Como en otras ocasiones, no les comento esto para que lo repitan al pie de la letra, sino como un ejemplo. Si uno quiere reducir, gastar menos, comprar menos, hay que salirse del camino de la publicidad, minimizarla. Si le pagan a la empresa del cartel o valla por ponerla en la calle, entonces que me paguen a mí también. No voy a tener publicidad en mi casa de gratis, porque me hace gastar más sin que me de cuenta; porque se mete con mi inconsciente; porque me gusta mi casa más, se ve más bonita, sin publicidad. Me he puesto a quitarle la publicidad a los desodorantes, a los champús, a todo lo que puedo. Puede que me esté volviendo loca, pero me estoy divirtiendo bastante. Los locos nos divertimos más.

@chicadelpanda

chicadelpanda.com

 

About these ads

2 pensamientos en “Limpieza de publicidad en mi casa

  1. Increíble Lee, qué bueno el comentario. Es cierto, con tanta inconsciencia se pone en peligro la salud de las personas también. Se podría decir lo mismo de los productos alimenticios, lo que pasa es que el caso farmacéutico es aún más grave, porque muchas veces la gente no tiene más opción sino la del medicamento caro.

  2. Uy Miche, si fuera solo cosa de publicidad, seria lo de menos.
    Las peores son las empresas de farmacos (OJO: SECTOR SALUD), un ejemplo: Bonviva, una pastilla chiquitita la empaquetan en una “cajota”, incluyen calcomanias, iman, el libraco (porque eso es un libraco) con su vademecun y a la pastilla la ponen en un case que tendra cerca de mil veces su tamano, gastando en cada caja millones, una irresponsabilidad total, que ademas, podria aminorar el precio del producto que es hipercaro si le redujeran todo lo que lo acompana en “embalaje” que al final se bota, todito (de paso que estorba). Y como el caso del Bonviva, hay otro monton mas…
    Me pregunto si habra un “website” que se dedique a poner en evidencia estas irresponsabilidades… se de un monton que me se podrian publicar :-) jeje
    En cuanto a la publicidad, bueno, tienes muchas causas que podrias promocionar en tu blog y te quedarian de lo mas bien :-D

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s