Los árboles importantes de mi infancia

Yo estudié desde pre kínder hasta el último año de bachillerato en el mismo colegio, y todos los días, cuando íbamos camino al mismo, veíamos desde el auto cómo había crecido el árbol de jabillo que habíamos sembrado.

Yo siempre estuve muy orgullosa de que había sembrado un árbol. Si tu mamá te dice todos los días – por 14 años seguidos – que sembraste un árbol, pasa a ser un hecho comprobado. Pero pensemos: yo ni siquiera me acuerdo del asunto ¿Que edad tendría ? ¿4 años? Pero yo estuve convencida por gran parte de mi vida que mi hermana menor y yo lo habíamos sembrado solitas- solitas. La responsable del asunto fue mi mamá, claro está, y me imagino que mi hermana y yo habremos fastidiado más de lo que habremos ayudado en el famoso evento.

También pienso que mi mamá hizo bien en hacernos creer que habíamos sembrado el árbol. Era emocionante saber que algo que había sembrado yo misma había crecido tanto que de repente era más alto que yo. Pasábamos por delante de miles de árboles todas las mañanas para  ir al colegio, pero  el único que nos interesaba era el jabillo “que habíamos sembrado”.

También había dos árboles de mango en el jardín de mi edificio, que se convertían en casas, en barcos o en lo que fuera que decidiera nuestra imaginación. Todavía recuerdo sus ramas, dónde era mejor poner el pie, dónde era más cómodo sentarse. Nuestros árboles no eran de una infancia exclusiva: creo yo que la mayoría de los niños de mi edad en Caracas, tuvieron alguna vez un árbol de mango sobre el cual subirse, ya fuera el de su casa, el  de su colegio o el de algún otro sitio.

Volviendo al presente: fíjense que la sembrada del árbol y el posterior seguimiento de su crecimiento quedarán para siempre en mi memoria. ¿Por qué no sembrar uno para marcar un acontecimiento importante, o sólo para tener una experiencia que recordar? (Inmediatamente no puedo hacerlo, pero planeo hacerlo).

A todos ustedes les deseo que algún día tengan la dicha de sembrar un árbol, así como lo hice yo … y si no me creen ¡Pregúntenle a mi mamá!


Por Michelle Lorena Hardy –   Chicadelpanda.com

About these ads

4 pensamientos en “Los árboles importantes de mi infancia

  1. El arbol lo sembramos, en la esquina de la que fue mi casa, es un jabillo que ha crecido imponente …a pesar de que hace unos años trataron de matarlo con kerosene por supuesto arme un saperoco pero gracias a Dios no pudieron con el y ahora podemos disfrutar de su belleza.
    El problema es que para ese momento yo no sabía que sus raices son tan fuertes que levantan aceras y no es una especie muy recomendada para el sitio donde la sembramos es preferible sembrarla en parques y jardines.
    Recuerdo que fue el primer año de ustedes en el colegio y fuímos nosotras tres la que lo sembramos y en efecto yo hice la mayor parte del trabajo pero ustedes me ayudaron encantadas
    Cuando pueda le tomo una foto y te la mando.

  2. Leyendo pense “yo si me recuerdo del dia”. Pero claro capaz si es tanto que nos lo contaron. Yo me acuerdo de otro cuento de esos arboles jajaja que termine con el brazo partido por creernos alpinistas!
    Yo cada vez que puedo trato de montarme en arboles. Es lo maximo. Quizas por ese me gusto el cuento de tu “amiga” en el arbol.
    Me parece chevere la idea de sembrar arboles :)

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s