Gracias por su apoyo

A_girl_reading_a_book_by_sophiac

Especialmente

 a los seguidores de Chica del panda,

a las mujeres Panama Kontacts y

a las Amigas venezolanas que andan por el mundo

———

El otro día coloqué unos cuantos posts explicando que había terminado de escribir un libro de memorias, y que necesitaba algunas voluntarias para que lo leyeran y me dieran su opinión, antes de publicarlo.

Esa idea no fue mía, sino que la tomé de un curso que estoy haciendo sobre cómo publicar en Kindle. En el mismo, uno de los autores entrevistados decía, que al principio había cometido el error de pensar que todo el mundo estaría interesado en su libro ¿Cómo no le iba  a gustar a todo el mundo? Resultó que hasta que no ubicó su nicho, no le fue bien en las ventas. Una vez que lo hizo, le empezó a ir maravillosamente. Me reí de mí misma, porque yo pensaba igual respecto al libro que acabo de terminar.

En otra parte del curso, otro autor decía que cuando él era adolescente, había sido el segundo mejor jugador a nivel mundial de unos videojuegos, y  que si él comentaba eso en una reunión cualquiera, nadie le daba importancia. Pero que si hablaba con gente que sí jugaba el mismo juego, la situación cambiaba. Así que pensé ¿Quién está jugando lo mismo que yo? (o parecido, al menos) Así que escribí mi solicitud de ayuda en dos grupos de mujeres expatriadas, y la recepción inmediata fue increíble. No sabía que tantas personas estuvieran dispuestas a prestarme sus cerebros.

Al escribirles de vuelta, me di cuenta que a veces decía “mi libro”. Eso me hizo reflexionar, porque sí, es mi libro, lo escribí yo. Pero al mismo tiempo quiero liberarlo para que no sea solo mío.

Hace ya más de diez años, cuando me despidieron por embarazada (disculpa la falta de eufemismos, pero fue así) , comencé a escribir regularmente. Eso me llevó a realizar un Diplomado en Creación Literaria, y más tarde, a bloguear. Creyendo en aquello de que en la cantidad se produce calidad (en otras palabras, uno llega a tener calidad, después de haber practicado en cantidad) me propuse a escribir todo lo que podía. El período más difícil en cuanto a escritura se refiere, fue durante el año siguiente al nacimiento de mi segundo hijo, pues paralelamente estuve dando pecho y levantándome mucho durante las noches. También fue a lo largo de ese año que bajé (con mucho esfuerzo, con caminatas que llegaron a ser de tres y cuatro horas diarias, los 20 kilos que tenía de sobrepeso). Escribí mucho ese año, pero casi nada clasificó para el libro, porque no estaba bien escrito.  Me costaba enlazar dos pensamientos seguidos, era demasiado el agotamiento.

Cuento esta anécdota porque sé que muchas mamás se sentirán identificadas. Yo no podré contar su vida; pero puedo contar algo de la mía, y esperar que algo de lo que escriba sea considerado como suyo. En otras palabras, lo que espero es que alguien considere que ese libro “sea suyo”, o por lo menos algún artículo, o alguna frase.

En el curso que estoy haciendo tocaron el tema de los precios. Se recomienda que al principio, por no ser una autora conocida, sea de 2.99 US $. Me gustó, pues así cada vez que me tome un café, pensaré que me lo está brindando un lector (o lectora). Pero eso me hizo pensar, ¿Alguien sabe realmente lo que cuesta un libro? Yo bajé de Kindle  hace poco, uno de esos LIBROS con mayúsculas, uno que es “mío” desde que lo leí hace más de 20 años: Notre-Dame de Paris, de Victor Hugo. ¿Cuánto costó? Cero. Ponerle precio a ese libro es como ponerle precio a la Capilla Sixtina. Es imposible.  Ahora más acá, del lado de los mortales: para mí, el libro que terminé de escribir costaría como 500,000 US $ . Hay casas que cuestan eso, y este libro es como mi casa; y al igual que las casas, puedes quedar encantado cuando te invitan a entrar, ser indiferente, o incluso sentirte desilusionado. No sé cuál sea tu caso, y aunque me tenga que tragar el orgullo para aceptar las opiniones negativas,  por lo menos sí puedo estar segura de una cosa: que he escrito de manera sincera.

Muchas gracias por leerme.

Michelle L. Hardy

@chicadelpanda

Por qué muchas niñas y adolescentes abandonan el colegio

1RubyCup2012

Cuando empecé a ver cómo hacía para disminuir la basura que salía de mi casa, lei mucho el blog The Zero Waste Home, el cual tiene magníficas ideas, probadas todas por su autora. Hice algunas, otras no, pero hubo una en particular que me hizo subir un poco las cejas mientras mi programa automático pensaba, eso sí que no.

La autora decía que usaba (en vez de toallas o tampones sanitarios) una “copa” (no sé cómo se traduce al español). La sifrina (snob) dentro de mí, fue más fuerte que mis ganas de mejorar el planeta, así que allí quedó la cosa.

Sin embargo hace poco, alguien muy- muy-muy sifrino me lo recomendó por experiencia propia. Así que me dio curiosidad y vi el video de una de las fundadoras de la compañía Ruby Cup. Me enganchó totalmente, no solo porque me lo vendieron muy bien, sino por la motivación social detrás de la empresa, ya que muchas niñas y adolescentes de pocos recursos tienen que enfrentarse a la escogencia entre estas dos opciones: 1- Dejar de asistir al colegio por no poder pagar toallas sanitarias o tampones, o 2-Depender de “tíos” u otros hombres que les den dinero para comprarlas, y así poder seguir sus estudios. Es una desgarradora realidad, que recuerda la situación de desventaja que todavía viven muchísimas  mujeres en el mundo.

La idea entonces es que las jóvenes no tengan que tomar esa decisión y que la Ruby Cup sea una solución definitiva (ya que puede durar hasta 10 años). Cada vez que se hace la compra de una Ruby Cup, ellas donan una “copa” a una muchacha en África.

Aquí te dejo el video de Verónica D’Souza, una de las fundadoras ¡Espero que te inspire!

Michelle L. Hardy

chicadelpanda.com

El Venemundo de Biff

Sé que somos millones los venezolanos que estamos presenciando este revoltijo de noticias sin sentido: el presidente que ordena saquear, la delincuencia como estilo de vida, saqueos y más saqueos, el culto a las tetas y  un Miss Universo estúpido que se vuelve a ganar, la declaración del inicio de la Navidad a principios de noviembre,  la gente armada por todas partes y los motorizados que imponen su ley, mujeres cayéndose a golpes por un kilo de harina, colas de cuatro horas para comprar un pollo …

Yo no puedo explicar lo que sienten todos esos venezolanos, pero sí puedo explicar lo que siento yo. Es como si estuviera viendo la segunda película de Volver al futuro, y que la Venezuela que veo es tan diferente a mi Venezuela, que es como si alguien se hubiera metido en la máquina del tiempo, y ahora lo único que existe, es el mundo de Biff. Solo que en vez de apuestas y casino, hay petrodólares, drogas, corrupción  y dólares paralelos, y en vez de un museo, está el Día de la Lealtad a Chávez, en vez del hotel Pleasure Paradise está el Viceministerio para la Suprema Felicidad del pueblo y  en vez de Biff diciendo  “God Bless America”,  está Maduro diciendo “Tenemos patria”.

@chicadelpanda

chicadelpanda.com

La fenomenal charla de Isabel Allende sobre el feminismo

sddefault Aquí transcribo una parte de Historias de pasión, la charla de la escritora Isabel Allende en Ted.com:

La gente buena, con sentido común no son personajes interesantes. Solo son buenos exesposos(as).

Una vez, cuando mi hija Paula era veinteañera,  me dijo que el feminismo era anticuado y que yo debería dejarlo. Ese día tuvimos una pelea memorable. ¿El feminismo es anticuado?  Sí, para las mujeres privilegiadas como mi hija, y todas nosotras presentes hoy, pero no para la mayoría de nuestras hermanas en el resto del mundo, quienes todavía son forzadas a casarse prematuramente, a prostituirse, a hacer trabajo forzado. Ellas tienen niños que no quieren o no pueden alimentar. No tienen control sobre sus cuerpos ni sobre sus vidas. No tienen educación ni libertad. Son violadas, golpeadas e incluso asesinadas con impunidad. Para la mayoría de las jóvenes occidentales de hoy, ser llamada feminista es un insulto. El feminismo nunca ha sido sexy, pero les puedo asegurar que nunca me ha detenido para coquetear, y rara vez he sufrido una falta de hombres. El feminismo no ha muerto, ha evolucionado. Si no te gusta el término: ¡Cámbialo!

Publicado por

@chicadelpanda

chicadelpanda.com

Hijas de terracota

p01hy8b2

Mi hija está en tercer grado de primaria, y entre los libros del plan de lectura está Su- Lin, la niña abandonada de Luisa Villar Liébana. Me llamó la atención el título, y le comenté que en China está prohibido tener más de un hijo. “Sí yo sé” me dice, y  me quedé totalmente sorprendida. Cuando yo tenía 8 años lo único que sabía de China era que la gente tenía ojos rasgados y que escribían con símbolos raros. Pero el mundo es ahora más pequeño,  y tanto la educación, como la literatura infantil, se han adaptado a esta nueva realidad.

Me leo el cuento de 60 páginas como en una hora. En la historia, Su-Lin nace y la madre convence al padre de que se la queden. Cuando la niña tiene 5 años, nace un niño, y el papá le dice a la mamá  que si no abandonan a la niña, los del gobierno se van a llevar al niño. Así que cuando Su-lin tiene 8 años  es abandonada en el bosque, y allí se hace amiga de un pequeño panda, hasta que la adopta una familia compuesta por un señor y dos esposas. Sigue desarrollándose la trama, y cuando Su- Lin ya es adolescente se reencuentra por casualidad con su padre y su hermano, quienes le dicen que no habían vuelto a ver a su madre desde hacía años. La mamá se había ido a buscar a Su-Lin y no había regresado. El final es agridulce, pues Su- Lin luego encuentra a su mamá, quien había estado vagando por el bosque todos esos años en compañía del panda.

¿Te fijaste que Su- Lin y su hermano se llevan los mismos años que tú y tu hermano? Claro que se había dado cuenta. No creo que se haya dado cuenta, sin embargo, de cómo me identifiqué con la mamá de Su-Lin; las que sufren por esa ley no son solo las niñas abandonadas.

Pero lleguemos  a la noticia que quería comentarles. El francés Prune Nourry creó la obra Terracotta Daughters  que se está exhibiendo en Shanghai.   El artista dice: “Quería llamar la atención sobre las niñas  abandonadas, mezclándolas con un símbolo fuerte y familiar [ Guerreros de terracota] (I wanted to highlight the girls that are not cared about, by mixing them with a strong familiar symbol [the Terracotta Warriors],”)

Para saber más: How Chinese art explores its one-child policy

Hasta el próximo post.

@chicadelpanda

chicadelpanda.com

Yo maté a Sherezade, de Joumana Haddad

J Haddad

Extractos del libro Yo maté a Sherezade, confesiones de una mujer árabe furiosa de Joumana Haddad:

Verá, en nuestra cultura Sherezade es enzalzada como una mujer con estudios que tuvo los recursos, la imaginación y la inteligencia para poder escapar de la muerte sobornando “al hombre” con sus historias infinitas. Pero a mí nunca me ha gustado mucho esta trama de “soborno al hombre” , porque creo que transmite a las mujeres el mensaje equivocado : “Convence a los hombres, dales las cosas que tienes y que ellos quieren , y ellos te salvarán la vida”. Corríjame si me equivoco, pero resulta obvio que este sistema coloca al hombre en una posición omnipotente y a la mujer en una comprometida y de inferioridad. No enseña resistencia y rebelión a las mujeres, tal como se insinúa  al discutir y analizar al personaje de Sherezade. En realidad, les enseña a hacer concesiones y a negociar sus DERECHOS fundamentales. Las convence de que complacer al hombre, ya sea con una historia, una buena comida, un par de tetas de silicona, un buen polvo o lo que sea, es el modo de “abrirse paso” en la vida.

Yo maté a Sherezade. La estrangulé con mis manos.

A decir verdad, no resultó tan difícil cometer ese crimen. Porque en lugar de defenderse, en vez de dar patadas, arañar y morder, como se supone que debería hacer cualquier personaje de ficción valiente, esa estúpida ¡se limitó ofrecerme una historia a cambio de su vida!

Maté a Sherezade con las manos de todos los hombres que han intentado, de diversas maneras y bajo máscaras distintas, cortarme la garganta.

Maté a Sherezade con las manos de todas las mujeres que han intentado , de diversas maneras y bajo máscaras distintas, hacerme creer que es correcto que un hombre me corte la garganta.

Maté a Sherezade  con las manos de todos los hombres y mujeres que han querido que yo renunciara a una parte de mí misma para que no me cortaran la garaganta.

Maté a Sherezade con las manos de muchos conservadores encorsetados que he conocido en mi vida, los cuales me han permitido ver la diferencia entre la ética humana imperecedera y los valores fútiles.

Maté a Sherezade con las manos de las modelos de Calvin Klein, de las chicas Bond y de todas las mujeres que son tratadas como apetitosos trozos de carne en revistas, películas, en las pantallas de televisión y en la vida real.

Maté a Sherezade con las manos de todos los hombres que han sido objeto de burla por parte de sus amigos machotes neandertales por tratar a las mujeres con consideración.

Maté a Sherezade con las manos de mi profesor de matemáticas de cuarto, que quería convencerme de que los niños eran buenos en los números y las niñas, en la cocina.

Maté a Sherezade con las manos de todas las muñecas Barbie  que contaminan la mente de todas las niñas pequeñas de todo el mundo.

Maté a Sherezade con las manos de todos los gritos que no me atreví a proferir, y con todos los “NO” que – todavía- no me he atrevido a decir.

Y, aunque por último no menos importante, maté a Sherezade con las manos de Lilith: mi semilla, mi raíz, mi tierra y mi verdad.

Así es. Yo maté a Sherezade.

Porque una mujer árabe furiosa anda suelta. Con historias propias “no negociables”, con una libertad y una vida propias “no concedidas por nadie”.

Transcrito por  Michelle Lorena Hardy

@chicadelpanda

chicadelpanda.com

Una serie de eventos afortunados

DSCF3861

“¡Vamos! ¡Positiva! ¡Que vas a salir bien!” me dijo una persona desconocida esta mañana. Así se cerraba un ciclo de eventos muy afortunados que me ha ocurrido estos días.

Anteayer fui a la Feria Internacional del Libro de Panamá, y me ocurrieron un par de cosas curiosas: conseguí el último ejemplar que quedaba de un libro que está muy popular por aquí (Yo Maté a Sherezade de Joumana Haddad). Luego, en el stand de Eco Creando,  compré una cartera hermosa que necesitaba desde hace rato y que no había comprado aún, por no haber conseguido nada realizado con conciencia ecológica. La cartera es hermosa, y además,  hecha de materiales reciclados. Perfect.

Otro evento muy afortunado fue haber asistido a la charla de la chef Verónica Vélez- Burgess, llamada Vida extraordinaria: realiza tu sueño. Con mucho carisma y entusiasmo nos habló sobre su experiencia viviendo en diversos países (como por ejemplo, cuando trabajó como antropóloga en África), y de cómo un día cualquiera viendo televisión, cuando vivía con su esposo e hijo en Trinidad y Tobago, propuso la idea de irse a París a estudiar en la famosa escuela Le Cordon Bleu en Paris. Algo que parecía imposible, se hizo realidad con una mezcla de gran motivación personal y  el  apoyo de sus seres queridos. También habló de diversos temas muy interesantes, pero el  mensaje que se me grabó fue: “Life as a couple is adventure, and if you follow each other’s dreams, you’ll have lots” (la vida en pareja es  aventura, y si siguen los sueños de cada uno, tendrán muchas).

El otro evento afortunado fue que durante la charla tuve una de esas magníficas oportunidades de compartir con personas con su propio motor interno; ese tipo de personas energéticas que van hacia donde les provoca ir en la vida, sin importar lo que digan las señales de tránsito del camino. Mmm … qué peculiar me salió esta metáfora. Es que esta mañana me saqué (¡por fin!)  mi licencia de manejar panameña. Allí fue donde me dijo el señor que alquilaba carros para hacer el examen práctico (sin ningún motivo particular más allá que el de enviar buena vibra, ya que yo tenía mi propio auto) la frase con la que empecé este post … y con la que voy a terminarlo también:

“¡Vamos! ¡Positiva! ¡Que vas a salir bien!”

Chicadelpanda.com

@chicadelpanda